Propiedades medicinales, usos mágicos y cultivo de la hierbabuena

Una de las plantas más conocidas del hogar es la hierbabuena, que inunda nuestros huertos, jardines y terrazas creciendo por cualquier rincón en el que se den las condiciones apropiadas. Por ello, ha sido una planta muy utilizada desde la antigüedad. ¿Quieres conocer sus propiedades medicinales y sus aplicaciones mágicas, así como algunos consejos sobre su cultivo? En esta entrada encontrarás toda la información que buscas.

Nombre científico: Mentha spicata 
Nombre común: Hierbabuena 
Familia: Lamiáceas 

¿Cómo identificarla? 

La hierbabuena es una herbácea aromática que alcanza un tamaño entre 30 y 50 cm de altura. Sus tallos tienen sección cuadrangular y son muy ramificados, formando una mata densa que brota un extenso sistema radicular. Las hojas son pecioladas, opuestas y con forma lanceolada, con el ápice agudo y los márgenes frecuentemente dentados, además de algo tomentosas por el envés. Las flores aparecen formando inflorescencias terminales en forma de espiga de hasta 8 mm, con un color variable desde blanquecino hasta malváceo. 

El cultivo de la hierbabuena 

La hierbabuena es una planta muy fácil de cuidar. Agradece exposiciones soleadas y también crece muy bien en semisombra con mucha luz, pero en el primer caso desarrollará una mayor concentración de aceites esenciales. Esta planta es propia de climas templados, aunque si los inviernos son fríos suele perder las hojas, rebrotando sin problemas en primavera. El mejor suelo para esta planta es un sustrato orgánico, rico en humus y ligeramente húmedo, pero no encharcado. Si crece demasiado, puede cortarse a ras durante el verano y aprovechar sus tallos para propagarla por esquejes. También pueden secarse y almacenarse para hacer infusiones el resto del año. 

Usos básicos en fitoterapia 

La hierbabuena es una planta muy conocida, ya que sus aplicaciones abarcan desde la gastronomía hasta la aromaterapia, pasando por la perfumería y la fitoterapia. 

En cuanto a sus usos fitopáticos, contiene diversos principios activos, siendo el más importante el mentol, un analgésico que actúa a nivel nervioso en zonas doloridas aliviando el dolor, como antiespasmódico y relajante. Sin embargo, una de las aplicaciones básicas de la hierbabuena es su uso para combatir los problemas digestivos, como indigestión, flatulencias, dolores abdominales o cólicos estomacales debido a sus propiedades antiespasmódicas y carminativas. También es frecuentemente utilizada en problemas respiratorios leves, ya que contiene componentes expectorantes. 

Por otro lado, parece ser que algunos compuestos que se hallan en esta planta, posee un efecto antiandrogénico, con lo cual, disminuye la cantidad de testosterona en sangre, siendo útil para combatir el hirsutismo. 

El poder antiséptico de su aceite esencial lo ha llevado a ser usado en formulaciones de dentífricos y lociones bucales, aportando además sensación de frescor y un agradable aroma. 

En cuanto a los usos de perfumería, la hierbabuena es usada como nota de salida herbal, la cual puede olerse nada más aplicar el perfume, pero su duración es muy breve. Sin embargo, con notas cítricas da lugar a aromas muy frescos, característicos de las aguas de colonia. 

La ingestión de la hierbabuena debe estar limitado a niños menores de 3 años de forma y a mujeres embarazadas. Su uso aromático tanto en aromaterapia como en perfumería no suele ser problema. 

Usos mágicos de la hierbabuena

La hierbabuena se ha utilizado desde tiempos inmemoriales para una gran cantidad de trabajos mágicos debido a la gran cantidad de virtudes que le han sido atribuidas: sanación, amor, deseo sexual, viajes, protección… 

Uno de los usos mágicos más habituales es en el trabajo con espíritus. Scott Cunningham, en su Enciclopedia de las Hierbas Mágicas, afirma que la hierbabuena fresca atrae a los buenos espíritus y favorece el contacto con ellos, mientras que si se hace una mezcla de agua, sal, hierbabuena, mejorana y romero, se obtendrá un poderoso preparado que permitirá expulsar todos los males de un lugar. Nosotros recomendamos añadir a esta mezcla un puñado de hojas de ruda y salva para potenciar sus efectos. 

Además, su presencia aumenta las vibraciones psíquicas de un lugar, lo cual la convierte en una planta muy útil para aquellos que trabajen con espíritus, guías y otras entidades. Para ello, simplemente basta con colocar unas cuantas ramitas de hierbabuena fresca en el área donde vayamos a trabajar. 

Finalmente, el verde intenso de sus hojas ha hecho de esta planta una de las más utilizadas en hechizos, rituales y saquitos destinados a temas económicos, de prosperidad y abundancia. 



Nuhmen Delos y Heru Palas. 


Nota importante: Este artículo es meramente informativo y jamás deberá sustituir el consejo de un médico u otro especialista. El uso fitopático de esta planta es responsabilidad exclusiva del lector. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar. 

[Imágenes procedentes de internet]

Propiedades medicinales, usos mágicos y cultivo de la malva

La malva es una planta muy fácil de ver a mediados de primavera. Creciendo en los bordes de las carreteras, colonizando descampados o salpicando el campo con sus flores moradas, esta especie vegetal no pasa desapercibida a nadie. Aunque es una planta muy común, nos proporciona un amplio abanico de propiedades medicinales. Continúa leyendo esta entrada si quieres conocerlas todas, además de consejos para su cultivo, las claves de su identificación y sus usos mágicos.

Nombre científico: Malva sylvestris
Nombre común: Malva 
Familia: Malváceas

¿Cómo identificarla? 

La malva es una herbácea anual que coloniza muchos descampados y bordes de carreteras con la llegada del buen tiempo, llegando incluso a ser considerada una planta invasora. Las matas pueden alcanzar hasta un metro y medio de altura. Las hojas son alternas y pecioladas en su disposición y presentan morfología variable, aunque se consideran palmatisectas. Tiene unas flores muy características de cinco pétalos en forma de corazón que adquieren una tonalidad malvácea, los cuales dan nombre a la planta, y suelen aparecer en racimos en el extremo del tallo a mediados de primavera. 

El cultivo de la malva 

La malva se encuentra habitualmente en estado silvestre, pero también puede cultivarse a partir de semillas si se desea una cosecha propia. En este caso, es necesario un emplazamiento en el que la planta pueda disponer de varias horas de sol directo al día y preferentemente en un clima templado, aunque también tolera temperaturas más frescas. El sustrato ideal para el cultivo de la malva debe tener buen drenaje y la planta agradece la presencia de materia orgánica en el mismo. El riego debe ser muy moderado y solo debe suministrarse agua cuando la tierra esté muy seca. Un exceso de agua termina dañando la planta. La recolección de las flores se hará en primavera y la de las hojas a principios de verano. Siendo una planta anual, sobrevivirá año tras año gracias a sus semillas. 

Usos básicos en fitoterapia 

El uso de la malva en la medicina tradicional a lo largo de la historia la ha encasillado en el tratamiento de enfermedades de básicamente dos aparatos: el respiratorio y el digestivo. 

En el primer caso, sus virtudes expectorantes hacen de ella una planta adecuada para el tratamiento de afecciones respiratorias como la bronquitis, la laringitis y la faringitis. También atenúa los síntomas del catarro y la gripe. Para administrarse se recomienda a través de una infusión o por tintura. Una infusión de malva con miel realizada al baño-maría de 70-90ºC durante 30 minutos mejora las cualidades de la miel para el tratamiento de la tos seca. 

Por otro lado, su uso a nivel gastrointestinal es muy utilizado en niños y personas mayores, ya que tiene pocos efectos secundarios. Sus flores están indicadas para atenuar los problemas derivados de la gastritis, así como la gastritis nerviosa. Por otro lado, su preparado en glicerina es muy adecuado para el tratamiento de úlceras gástricas. Sus hojas también están indicadas como laxante suave por su gran cantidad en mucílagos. 

A nivel tópico, puede utilizarse el jugo de la planta triturada para tratar picaduras de insectos con el objetivo de disminuir la hinchazón y aliviar el picor. Una decocción de hojas de malva también resulta un estupendo tónico para la piel. 

La malva sin duda es de las pocas plantas que uno puede usar con niños y mujeres embarazadas. Sin embargo, se recomienda hablar con el médico y/o farmacéutico antes de consumirla. 

Usos mágicos de la malva 

La malva es una de las mejores plantas para suavizar situaciones conflictivas y armonizar la vida de una persona a nivel interno. Sus flores moradas vibran en sintonía con las energías transmutadoras del Universo, por lo que su consumo en infusión, su uso en saquitos mágicos o su quemado en preparados de incienso ayudarán a disolver bloqueos y eliminar patrones de pensamiento negativos o que impidan crecer a una persona en todos sus aspectos. 

Por otro lado, la malva es considerada una flor relacionada con el amor y las relaciones sociales debido a sus pétalos acorazonados, favoreciendo una comunicación más fluida y propiciando el entendimiento entre ambas partes. Además, es una buena planta para aquellos rituales de pareja en los que se deseen reforzar los lazos o renovar los votos, e incluso una varita hecha con ramas leñosas de malva puede ser utilizada en ceremonias de unión de manos para bendecir a la pareja y desearles prosperidad. 

Finalmente, si se desea romper una maldición o disipar energías no deseadas que puedan estar impregnadas en el campo energético de una persona, pocas cosas serán más eficaces que un baño relajante con hojas y flores de malva en el agua.


Nuhmen Delos y Heru Palas. 

Nota importante: Este artículo es meramente informativo y jamás deberá sustituir el consejo de un médico u otro especialista. El uso fitopático de esta planta es responsabilidad exclusiva del lector. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar. 

[Imágenes procedentes de internet]

Litha en la cocina: Bebidas, comidas y postres para tu celebración

Litha marca el comienzo de la época estival. Una fresca brisa se cuela por la ventana de nuestras cocinas a primera hora de la mañana, animándonos a preparar suculentos manjares antes de que el Sol caliente nuestras casas. Comidas ligeras y bebidas refrescantes son nuestras aliadas para combatir las olas de calor que se avecinan en las próximas semanas. Si se combinan los ingredientes adecuados, es posible preparar deliciosas recetas en esta época del año. ¿Qué tal si damos un toque mágico a nuestra cocina durante el verano?

Athe de Iberia, Haku Kogarashi, Heru Palas, Nuhmen Delos, y Osiris Bathory hemos unido nuestros conocimientos y te planteamos una serie de bebidas, comidas y postres para tu celebración de Beltane. ¡Allá vamos!



Licor ritualizado del solsticio de verano
Receta de Heru Palas


A veces necesitamos una bebida que utilizar durante el transcurso del ritual, por lo que deseamos que sea algo muy especial. Si este es tu caso, no te lo pienses dos veces y prepara este licor ritualizado del solsticio de verano.

Ingredientes y materiales necesarios

Una botella de vino tinto
30 ml de ron
Manzanilla
Artemisa 
Verbena
La cáscara de una naranja y un limón
Una vaina de vainilla (opcional)
Dos botellas de cristal

Preparación

Antes de comenzar a elaborar el licor, lava bien las botellas con agua y jabón para evitar la contaminación de la bebida. Es recomendable llenar las botellas de agua con un poco de lejía, dejarla reposar una media hora y posteriormente aclararlas con abundante agua. 

Una vez listas las botellas y reunidos todos los ingredientes, vierte en una de ellas todo el vino tinto, añade 5 g de manzanilla y las cáscaras de la naranja y el limón. Cierra la botella y déjala macerando una semana en un lugar oscuro y fresco.

En la otra botella vierte 30 ml de ron y aderézalo con 1 g de artemisa y 1 g de verbena. Deja macerar la mezcla una semana también y, cuando estén listas ambas maceraciones, filtra todo y mézclalo en una sola botella.

El consejo de Heru

Este es un licor más indicado para uso ritual que para beber constantemente. Se puede añadir una vaina de vainilla al vino y eliminar la artemisa y la verbena del ron para eliminar el toque verde y obtener un sabor más dulzón.

Puedes encontrar más información sobre Heru en Ars Viridian.


Té de Litha 
Receta de Nuhmen Delos 


Con las elevadas temperaturas de esta época del año, nada mejor que una bebida refrescante para calmar la sed e hidratarse en un día tan especial como este. Deleita el paladar de tus invitados con un té tan sencillo como delicioso. 

Ingredientes y materiales necesarios 

Té negro 
Menta fresca 
Azúcar o edulcorante al gusto 
Una botella de cristal 

Preparación 

Antes de comenzar a elaborar esta bebida, lava bien la botella con agua y jabón para evitar la contaminación de la bebida. Es recomendable llenar la botella de agua con un poco de lejía, dejarla reposar una media hora y posteriormente aclarar con abundante agua. 

Una vez lista la botella, llénala de agua, vierte su contenido en un cazo y ponlo al fuego hasta que el agua rompa a hervir. A continuación, baja la potencia del fuego y añade un manojo de menta previamente lavada. Deja reposar unos 5 minutos y agrega azúcar al gusto sin parar de remover. Finalmente, añade un puñado de té negro, remueve durante un minuto y filtra la bebida antes de que el té se vuelva muy amargo. 

Deja que se enfríe un poco antes de pasarlo a la botella para evitar que ésta estalle debido al calor. Para terminar, métela en la nevera para que se enfríe. 

El consejo de Nuhmen 

Este té está especialmente bueno si se sirve bien frío. Además, puede añadirse un ramillete de hierbabuena al mismo tiempo que la menta para darle aún más sabor. Acompañado de unas pastas, resulta una merienda deliciosa.


Coca de verduras estivales 
Receta de Haku Kogarashi 


En verano preferimos comidas más ligeras, lo cual nos permite experimentar en la cocina. Una coca con las verduras de la estación es una excelente forma de conectar con las energías de nuestra tierra a la vez que honramos esta festividad desde nuestra cocina. ¿Se te ocurre algo mejor para la cena de Litha? 

Ingredientes y materiales necesarios 

Para la masa del pan: 
200 g de harina (puede ser integral) 
50 ml de aceite de oliva 
60ml de agua 
Sal 

Para condimentar la coca: 
Un manojo de acelgas 
Un manojo de cebollas tiernas 
Tres o cuatro tomates 
Ajo 
Perejil 
Pimentón 
Sal 
Aceite de oliva virgen. 

Preparación 

Prepara la masa del pan mezclando todos los ingredientes en un bol hasta obtener una sustancia homogénea. Dejar reposar la masa mientras preparas lo demás. 

Limpia todas las verduras. Corta el tomate y las cebollas tiernas en rodajas, las acelgas en trozos grandes y pica el ajo y el perejil. 

A continuación, estira la masa con la ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor de medio centímetro y colócala en la bandeja de horno. Enciende el horno a 180ºC y deja que la masa comience a cocerse. Cuando lleve unos 15-20 minutos, condimenta las verduras con sal, pimentón dulce y aceite de oliva y distribúyelas sobre la coca. Vuelve a colocarla dentro del horno hasta que termine de cocerse. 

El consejo de Haku 

En lugar de preparar la masa, puedes optar hacer la coca utilizando un pan ya elaborado previamente y disponer las verduras sobre el mismo.


Gazpacho de manzana 
Receta de Nuhmen Delos 


El gazpacho es una receta que no falta durante el verano en muchos pueblos del Mediterráneo. Hay muchas variantes y cada persona le añade su propio toque especial. En esta ocasión, traemos la receta de la abuela de Nuhmen, un gazpacho dulzón con un particular toque de manzana. 

Ingredientes y materiales necesarios 

6 tomates maduros 
2 manzanas 
2 pimientos verdes 
1 pepino 
Media cebolla 
Un diente de ajo 
Un poco de pan 
Aceite de oliva 
Vinagre 
Agua 
Sal 
Dos cubitos de hielo
Batidora o licuadora 

Preparación 

Pela y corta en trozos los tomates, las manzanas, los pimientos, el pepino, media la cebolla y el diente de ajo, quitando las semillas a los pimientos. 

Mete todos los ingredientes en la licuadora, añadiendo un poco de agua, un chorreón de aceite, un poco de vinagre y sal. Tritura durante unos minutos hasta tener una mezcla homogénea. 

Comprueba el punto de sal y vinagre para que esté a tu gusto y ahora añade los cubitos de hielo. Tritura nuevamente hasta que se hayan desintegrado. Si así lo deseas, puedes pasar el gazpacho por un pasapurés para eliminar los restos de piel que puedan haber quedado. 

Guarda el gazpacho en la nevera para que esté bien frío en el momento de su consumición. 

El consejo de Nuhmen 

Si deseas añadirlo un punto más refrescante, incorpora a la mezcla de verduras unas hojas de hierbabuena, previamente lavadas, y tritúralas junto a todo lo demás.


Pastel de verduras hojaldrado 
Receta de Haku Kogarashi 


Un pastel de hojaldre y verduras siempre es un acierto. Con esta fácil y sabrosa receta sorprenderás a todos tus comensales. ¡Anímate y prepara un pastel de verduras hojaldrado para acompañar el banquete en honor al solsticio de verano! 

Ingredientes y materiales necesarios 

200 g de champiñón laminado 
150 g de guisantes 
150 g de habichuelas o judías verdes 
300 ml de salsa bechamel 
300 g de hojaldre 
2 cebollas 
2 zanahorias 
Pimienta negra 
Sal 

Preparación 

Lava la cebolla y pícala en plumas o gajos. A continuación, vierte un poco de aceite en una sartén a fuego medio para sofreír las cebollas. Una vez doradas, añade los champiñones y un poco de sal y pimienta negra. Sofríe la mezcla de verduras durante unos minutos y reservar. Cuece el resto de las verduras en agua hirviendo durante 10 minutos. Retíralas del agua y escúrrelas. 

En unos moldes individuales coloca una capa de hojaldre que cubra la superficie y quede un poco de hojaldre por fuera del molde. Añade las verduras como relleno en los moldes con el hojaldre, y cúbrelas con la salsa bechamel, añadiendo primero el sofrito y luego las verduras hervidas. Cierra los moldes con la masa sobrante del hojaldre y pincha la superficie con un tenedor para que entre aire al momento de hornearlos. Ponlos en el horno a 180º durante 15-20 minutos. 

El consejo de Haku 

Puedes servir el pastel de verduras hojaldrado como entrante en tu comida de Litha. Recién hecho estará especialmente crujiente y sabroso.


Sopa fría de melón, pepino y hierbabuena 
Receta de Yaxley Black 


Ahora que comienza el verano, nada mejor que una sopa fría para refrescarse después de un largo día de calor. Esta original receta contiene una mezcla de sabores de lo más exótico y que, sin duda alguna, hará que repitas plato en más de una ocasión. ¿A qué esperas para probarla? 

Ingredientes y materiales necesarios 

2 melones dulces pequeños o uno grande 
1 pepino con piel 
1 aguacate 
2 C de aceite de oliva 
1 C de zumo de limón 
2 C de miel 
Un manojo de hojas de hierbabuena 
Ralladura de limón 
Sal y pimienta al gusto 
Batidora o licuadora 

Preparación 

Quita la piel y las semillas del melón. Trocea el pepino, quitándole las semillas, y ponlo junto al melón en la batidora o licuadora. Añade el aceite de oliva, el zumo de limón, un poco de ralladura de limón, la miel y dos tercios de las hojas de hierbabuena, previamente lavadas y desinfectadas. Tritura durante varios minutos hasta que no queden grumos. 

Mete el zumo en la nevera durante una o dos horas. Sirve esta sopa bien fría con unas rebanadas de aguacate, pimienta recién molida y unas hojas de hierbabuena. 

El consejo de Yaxley 

Puedes añadir medio o un aguacate mediano a la mezcla para darle más cremosidad en lugar de ponerlo de adorno. Si no tienes tiempo de refrigerar, pica algunos cubitos de hielo junto a la mezcla, cuidando de que no quede demasiado líquida. 

Puedes adornar con trocitos de tocino frito crujiente, queso panela o tofu, jamón serrano en tiras o incluso flores comestibles. 


Merengue de fresas y rosas 
Receta de Athe de Iberia 


Las últimas fresas de la temporada endulzan el inicio del verano. Una buena forma de aprovecharlas es creando un estupendo merengue de fresas y rosas para despedirse del estallido floral que nos trajo la primavera. ¿Hay algo mejor que un buen postre para terminar el día más largo del año? 

Ingredientes y materiales necesarios 

2 claras de huevo 
115 g de azúcar fino 
55 g de fresas 
2 cucharadas de azúcar glas 
3 cucharadas de agua de rosas 
150 ml de nata 
Esto es opcional: Fresas y pétalos de rosas para decorar. 

Preparación 

Lo primero que tenemos que hacer es montar a punto de nieve las dos claras de huevo junto con la mitad del azúcar. Cuando las claras ya estén prácticamente montadas, añadiremos el resto de azúcar con cuidado. 

Una vez listo el merengue, forraremos una bandeja de horno con papel. Meteremos el merengue en una manga pastelera (si tenemos) y extenderemos el merengue en pequeños redondeles. Hornearemos a unos 110º durante unos 15 min, hasta que el merengue esté crujiente. Dejaremos enfriar una vez esté listo. 

Vamos a preparar relleno. Para ello, trituraremos las fresas hasta que tengamos un puré. Le añadimos el azúcar glass y el agua de rosas. Por otro lado montaremos la nata y una vez que esté lista, le añadiremos la mezcla de las fresas. 

Por último, cogeremos un redondel de merengue, pondremos relleno y encima pondremos otro trozo de merengue. La idea es hacer pequeños bocaditos de merengue y relleno. 

El consejo de Athe 

Sé que este consejo lo podéis ver en cualquier sitio, pero es importante que al hacer el merengue quede en su punto, el truco está en que una vez que sacamos las varillas de batir, quede un pico alto hacia arriba. Otro truquillo es, ir añadiendo el azúcar poco a poco. También podemos utilizar azúcar glass en vez de azúcar fina, pero tenemos que añadirle unos 30 g más. Depende del dulzor que queráis cada uno. 

Una vez montados los bocaditos, podemos espolvorear trocitos de fresa, pétalos de rosa y un poquito de cacao rallado o en polvo. Este postre se conserva en la nevera, y va fenomenal acompañarlo con una limonada bien fría.

Puedes encontrar más información sobre Athe en Lana-Art y en La Arboleda de Athe.


Galletas veganas con hierbas de limón para Litha 
Receta de Osiris Bathory 


Estas galletas veganas con hierbas de limón son siempre bien recibidas y más aún si se acompañan de una refrescante limonada. Si estás buscando una merienda para celebrar el solsticio de verano, no busques más y prepara estos maravillosos dulces. 

Ingredientes y materiales necesarios 

1 taza de manteca vegetal 
2 tazas de azúcar 
1 banana (para reemplazar el huevo) 
2 tazas y media de harina 
1 cucharadita de esencia de vainilla 
2 cucharaditas de polvo de hornear 
Una pizca de sal 
1/3 de taza de una mezcla de estas hierbas bien molidas: cedrón, hojas de melisa y ralladura de un limón. 

Preparación

Batir la mantequilla vegetal con 1 y 3/4 de tazas de azúcar. Añadir la banana pisada y la esencia de vainilla. Revolver bien. 

Mezclar la harina, polvo de hornear, la sal y las hierbas en un recipiente aparte. Añadir a la mezcla de manteca y azúcar y mezclar todo hasta obtener una masa unificada. 

En una placa aceitada con aceite de girasol y harina, armar las galletitas con una cuchara de té y dejar algunos centímetros entre galleta y galleta, porque van a levar en el horno. Aplanar los bollitos ligeramente con un tenedor o el reverso de la cuchara, para que tomen forma de galletita. 

Espolvorear con el azúcar restante. Hornear a 180ºC durante 8 a 10 minutos, o hasta que apenas estén doradas. Dejar enfriar y ya están listas para consumir. 

El consejo de Osiris 

Para darle un gusto extra se puede agregar glacé sobre las galletitas cocinadas, que se prepara mezclando jugo de limón y harina impalpable. Una vez hechas, solo queda comérselas… ¡y a disfrutar del sabbat! 


Desde aquí quiero agradecer enormemente a Athe de Iberia, Haku Kogarashi, Heru Palas y Osiris Bathory su colaboración y buena disposición al compartir sus recetas para este artículo. Sin vuestra generosidad, esto no hubiese sido posible.

Nuhmen Delos ~