Propiedades medicinales, usos mágicos y cultivo de la hiedra

Trepando por los muros e invadiendo los jardines abandonados, la hiedra campa a sus anchas extendiendo sus dominios. Y es que, a pesar de ser una planta muy conocida, esta trepadora es una joya de la naturaleza que merece la pena conocer. ¿Quieres conocer sus propiedades medicinales y sus aplicaciones mágicas, así como algunos consejos sobre su cultivo? En esta entrada encontrarás toda la información que buscas.

Nombre científico: Hedera helix 
Nombre común: Hiedra 
Familia: Araliáceas 

¿Cómo identificarla? 

La hiedra es una planta trepadora perenne muy fácil de ver en los jardines de todo el mundo. Posee unos tallos largos de los que nacen las hojas simples, alternas, lobuladas y muy brillantes, con una forma muy característica que las distingue de las de cualquier otra planta. Las flores son de color verde y aparecen en pequeñas umbelas, que posteriormente se transforman en un fruto consistente en una pequeña baya oscura de unos 0’5 centímetros de diámetro en cuyo interior aparecen entre 2 y 5 semillas. 

El cultivo de la hiedra 

La hiedra es una planta lianoide que frecuentemente aparece tapizando paredes, muros y troncos ubicados en zonas húmedas y sombrías, por lo que esta planta prefiere ambientes de semisombra o incluso de sombra completa. Un exceso de sol directo puede ser perjudicial para la planta y quemar sus hojas. La hiedra resiste muy bien el frío y lo pasa mal en zonas con veranos cálidos, de ahí la necesidad de mantener un nivel de humedad ambiental moderado. Respecto al sustrato, no tiene requerimientos específicos, pero agradece que sea rico en materia orgánica y disponga de un buen drenaje. Dado su lento crecimiento, no es recomendable podar esta planta, salvo que sea necesario eliminar algún tallo enfermo o que resulte molesto. 

Usos básicos en fitoterapia 

El uso de la hiedra dentro del ámbito de la medicina natural ha sido enfocado sobre todo a afecciones de índole bronquial, especialmente en expectorantes para resfriados. De hecho, su eficacia es muy elevada superando en estudios farmacéuticos compuestos como la acetilcisteína como secretolítico. 

Su uso cosmético es muy interesante, ya que posee un conjunto de complejos que ayudan a eliminar signos de la celulitis, además de ayudar a cicatrizar y calmar la piel. Por ello, sus extractos pueden ser muy utilizados para la creación de cremas con este fin. A nivel de perfumería se emplea como notas de perfumes masculinos, pues otorga un aroma muy similar a la de los helechos en cuanto a la nota del perfume. 

Precaución: La hiedra es una planta muy venenosa que, incluso en pequeñas cantidades, puede producir el coma y la muerte. Solamente en laboratorios pueden ser aisladas las sustancias medicinales que pueden ser utilizadas por el hombre, por lo que desaconsejamos totalmente su uso.  

Usos mágicos de la hiedra 

La hiedra es considerada como una planta protectora, pues ya desde la antigüedad se creía que aquel lugar en el que creciera la hiedra era un sitio a salvo de malas influencias, espíritus negativos y catástrofes naturales. En la época de Samhain, es muy buena idea realizar una corona o guirnalda de hiedra para proteger nuestro hogar de las energías, individuos y entidades no deseados en estas fechas. En algunas zonas de Montenegro, las casas se adornan con ramos de hiedra durante la Navidad para protegerla el resto del año frente a ataques mágicos. 

La tradición popular afirma que esta planta favorece el amor y la amistad, ya que al crecer expande sus ramas y se entrelaza con el entorno, simbolizando así las relaciones. Es por ello por lo que en algunas culturas era habitual llevar en el pelo una corona de hiedra trenzada para establecer buenos vínculos con los demás y no es raro ver esta planta en ceremonias de unión de manos o rituales destinados a reforzar el amor en la pareja. 

Finalmente, la hiedra también se asocia a la magia de la Tierra, la prosperidad y la abundancia. En algunos pueblos de las montañas de Alemania, se pasa la primera leche producida por una vaca a través de una corona elaborada con ramas de hiedra para bendecir a la vaca y hacer que proporcione leche abundante y de calidad. 


Nuhmen Delos y Heru Palas. 

Nota importante: Este artículo es meramente informativo y jamás deberá sustituir el consejo de un médico u otro especialista. El uso fitopático de esta planta es responsabilidad exclusiva del lector. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar. 

[Imágenes procedentes de internet] 

Meditación para Mabon: La bendición otoñal

Esta meditación está diseñada para conectar con las energías del Sabbat de Mabon a través de la interacción con la naturaleza. En ella, descubrirás que los cambios que se producen en el medio natural con el giro de la Rueda del Año también pueden ser honrados a través de una meditación guiada tan sencilla como esta.

Preparación: Se aconseja realizar esta meditación al caer la tarde o incluso por la noche, aunque puedes hacerla cuando lo desees. Abre la ventana y deja que la brisa fresca del otoño entre en la habitación. Pon algo de incienso, apaga las luces y enciende una vela, de forma que sea lo único que ilumine la estancia. 


Comienza despejando y liberando las energías excedentes de tu cuerpo, sintiendo cómo un suave viento se arremolina en torno a ti, eliminando todo aquello que no necesitas en este momento. 

Ahora, visualiza un pequeño paisaje otoñal. Ante ti se extiende un camino de hierba medio seca que conduce al interior de un bosque formado por árboles con las hojas teñidas de una mezcla de colores entre marrón, naranja y dorado. Sigue el camino y siente cómo las hojas secas crujen bajo tus pies, escucha el susurrar del viento entre los árboles, disfruta de los últimos rayos de sol sobre tu piel. 

Una vez hayas llegado al primer árbol del bosque, abrázalo. Transmítele tu intención de celebrar Mabon en este bosque astral y pídele que lo comunique a todos los seres del bosque. Ahora, sigue tu camino, déjate llevar por tu instinto y permite que tus pies te guíen por el bosque sin pensar demasiado a dónde vas. Cuando así lo sientas, salte del sendero cuando tu intuición te lo diga y busca un lugar entre los árboles que te inspire confianza y seguridad. 

Túmbate en el suelo y siente la humedad del mismo calando en tu ropa, deja que ascienda por tu cuerpo e intégrate con la tierra. Únete a las hojas secas que hay en el sueño, permítete ser una pequeña roca que ha visto el paso del tiempo en el bosque, identifícate con las raíces que se entretejen en el suelo. Respira… respira suavemente y permite que nuevas hojas caigan sobre ti desde los árboles hasta que poco a poco te vayan cubriendo: es la bendición del otoño que desciende sobre ti. Mientras tanto, piensa en todo aquello que has conseguido durante estos últimos meses. Recuerda los éxitos, los sueños cumplidos, los momentos de felicidad junto a los tuyos, los eventos que te han marcado, lo que has aprendido y, en definitiva, todo aquello que te ha hecho ser mejor persona y te ha permitido avanzar en todos los ámbitos de tu vida. 

Recuérdalos todos, mantenlos flotando en tu mente y cuando creas que ha llegado el momento… déjalos ir. Mabon es un momento de recogimiento, de humildad y de honestidad con uno mismo. Al igual que los árboles se desprenden de su vistoso follaje que los adornó durante los últimos meses, también nosotros debemos afrontar estos meses de oscuridad sencillamente con lo que somos y lo que tenemos en nuestro interior. Todo lo que hemos conseguido forma parte de nosotros, pero ahora es el momento de abrazar desnudos la oscuridad que Mabon nos trae. Despréndete de todo y pide a los espíritus del bosque que te otorguen un mensaje para estos meses otoñales. 

Una vez que lo hayas recibido, levántate de nuevo, sacúdete todas las hojas, la tierra y los pequeños animalitos que hayan podido subirse a ti, y busca de nuevo el sendero del bosque. Retrocede sobre tus pasos hasta que hayas salido de él y, antes de despedirte, abraza de nuevo al primer árbol del bosque. Cuando hayas terminado, abre los ojos, despeja y libera las energías excedentes. 

¡Feliz Mabon!

Nuhmen Delos ~

Mabon: Información básica, actividades y correspondencias

Mabon se celebra coincidiendo con el equinoccio de otoño, cuando el día y la noche son de nuevo iguales, marcando el punto medio de la época de cosecha. Este el momento de la Rueda del año en el que se aprecia el declive de la vida en la naturaleza, ya que algunas plantas nos dan sus últimos frutos y otras se desprenden de sus hojas, formando un manto que cubre la Tierra, mientras que los animales comienzan a refugiarse en sus guaridas.

Es tiempo de mirar hacia dentro, realizar trabajo introspectivo y ver qué es lo que realmente necesitamos para los próximos meses. Solo así podremos dejar ir todo aquello que ya no es necesario, al igual que hacen los árboles con sus hojas. Los vientos del cambio soplan sobre la Tierra y nos preparan para los meses de oscuridad que se avecinan: es hora de liberarse del pasado y dejarse llevar por el otoño y sus energías.

En la alegoría del Dios y la Diosa a lo largo de la Rueda del Año, en Mabon al Dios apenas le quedan fuerzas y se prepara para su viaje al otro lado del velo que tendrá lugar en unas semanas. Mientras tanto, la Diosa permanece junto al Dios en su declive y se encarga de nutrir y cuidar al resto de las criaturas que habitan la Tierra.


La naturaleza en Mabon

Resulta difícil comprender en profundidad las celebraciones asociadas a cada Sabbat si no se analizan los cambios que suceden en la naturaleza. Mabon es una fecha regida por el equilibrio entre la luz y la oscuridad antes de los meses de invierno ya que, a partir de ese momento, los días serán más cortos y las noches más largas. En esta época regida por el viento matinal y la bajada nocturna de las temperaturas, las hojas de muchas plantas se tiñen de rojos, amarillos y marrones, mientras que los animales se preparan para los tiempos difíciles.

Los cambios de la naturaleza durante el otoño también nos afectan a los seres humanos. La creciente duración de las noches, unida al descenso de las temperaturas nos invitan sutilmente a permanecer en el hogar y prepararnos para los próximos meses, aunque todavía aprovechemos las horas centrales del día para disfrutar de los espacios exteriores. Las energías de Mabon son especialmente buenas para sanar y nutrirnos con las energías de la Tierra, para deshacernos de todo aquello que llevamos mucho tiempo sosteniendo, así como para descubrir en nuestro interior todo aquello que habitualmente buscamos fuera.


Correspondencias para Mabon

Conocer las correspondencias de esta festividad puede ser muy útil a la hora de diseñar nuestro ritual, plantear actividades o de adornar nuestro hogar para la celebración, así que a continuación se exponen las más importantes:
  • Nombre del Sabbat: Mabon.
  • Pronunciación: Mabón.
  • Otros nombres: Equinoccio de otoño.
  • Fecha de celebración en el Hemisferio Norte: 20 - 22 de septiembre.
  • Fecha de celebración en el Hemisferio Sur: 20 - 22 de marzo.
  • Estación: Otoño
  • Elemento asociado: Agua.
  • Colores principales asociados: Marrón, ocre y naranja,
  • Colores secundarios asociados: Amarillo, dorado y café.
  • Olores asociados: Mirra, benjuí, sándalo, enebro, ciprés, manzana.
  • Plantas asociadas: Hiedra, manzano, castaño, roble, avellano, ciprés.
  • Animales asociados: Ardilla, zorro, ciervo, gato, búho, cuervo.
  • Diosas asociadas: Deméter, Perséfone, Amalur, Pomona, Selu, Innana.
  • Dioses asociados: Dionisio, Dagda, Thot, Baco, Cernunnos, el Hombre Verde.
  • Símbolos habituales: Hojas secas, manzanas, cornucopia, setas, granadas, frutos del otoño.

¿Qué hacer en Mabon?

Por falta de tiempo debido a nuestras circunstancias personales, o de intimidad debido a nuestra situación familiar, a veces no resultará posible celebrar Mabon con un ritual propiamente dicho, pero sí que podemos honrar las energías del momento a través de pequeños gestos y actividades que podemos incorporar ese día a nuestra rutina.
  1. Vestirse ese día con ropa de los colores del otoño.
  2. Realizar una guirnalda de hojas secas para colgarlas en las puertas y ventanas.
  3. Decorar el altar con ramas secas y frutas de la estación.
  4. Adornar los árboles del jardín con cintas naranjas y marrones.
  5. Utilizar manteles y telas de los colores asociados a esta festividad.
  6. Realizar centros de mesa decorativos utilizando piñas, ramitas y hojas secas procedentes del campo.
  7. Recolectar hojas secas y ponerlas en cestas a modo de decoración.
  8. Cocinar alguna receta relacionada con esta festividad.
  9. Realizar una profunda limpieza general de toda la casa de cara al invierno.
  10. Limpiar y reorganizar nuestro armario mágico.
  11. Regalar las herramientas e ingredientes mágicos que ya no utilicemos.
  12. Tomar un baño con hierbas limpiadoras para eliminar energías no deseadas.
  13. Contemplar la salida y la puesta del Sol en un momento en el que el día y la noche duran lo mismo.
  14. Trenzar tallos de vid para hacer coronas que llevar durante el ritual.
  15. Trazar el contorno del círculo con hojas secas.
  16. Planear una ceremonia de gratitud
  17. Celebrar un ritual destinado a traer el equilibrio a tu vida.
  18. Honrar el espíritu de la cosecha compartiendo lo que tienes con los demás.
  19. Organizar una ceremonia de cosecha para recolectar hierbas y plantas de tu jardín.
  20. Hacer una lista de cosas por las que estás agradecido.
  21. Meditar sobre la necesidad de soltar en nuestra vida para abrirnos a lo nuevo.
  22. Realizar un mandala con semillas, granos, hojas secas y tallos y ofrendarlo a la Divinidad.
  23. Investigar y trabajar con deidades asociadas a esta época del año.
  24. Limpiar el jardín, podar los tallos muertos y recoger todas las hojas secas.
  25. Plantar bulbos de otoño asignándoles una intención para que crezca durante el invierno.
  26. Dar un paseo por el campo apreciando los cambios en la naturaleza.
  27. Tumbarte sobre la Tierra para recargarte energéticamente.
  28. Jugar con las hojas secas que se amontonan en el suelo.
  29. Realizar un comedero para pájaros y colgarlo en un árbol para que no les falte comida.
  30. Compostar los restos orgánicos de tu cocina y tu jardín para hacer abono.

A ti, que visitas Zona Arcana en busca de información sobre este Sabbat, te deseo un muy feliz Mabon. Que los vientos del cambio soplen favorables en tu vida y que todo cambio que en ella se produzca sea para mejor.

Nuhmen Delos ~