Meditación con el elemento Fuego: La cueva de las llamas

Esta meditación está diseñada para liberarte de toda tensión y eliminar de tu cuerpo aquellas energías no deseadas a través del trabajo con el elemento Fuego. Por tanto, resulta útil en aquellas situaciones en las que el origen de los problemas se encuentre en el control de las acciones los sentimientos regidos por este elemento, como la ira, las discusiones, el coraje, el valor, la fuerza o el esfuerzo.

Preparación: Se aconseja realizar esta meditación en un momento en el que nadie te moleste. Asegúrate de que la temperatura de la habitación está a tu gusto, pon algo de incienso si así lo deseas, apaga las luces y enciende una vela, de forma que sea lo único que ilumine la estancia.


Comienza visualizando una enorme montaña que se alza ante ti. Se trata de un paisaje muy escarpado sin ningún rastro de la intervención del ser humano. Aprovechando los últimos rayos de luz del atardecer, comienza a escalarla mientras contemplas los colores rojizos del paisaje y el cielo propios de este momento del día. El ascenso es duro pero no desistes: una fuerza misteriosa te impulsa a seguir subiendo mientras piensas en aquellos acontecimientos que te preocupan interiormente. 

Tras varios minutos de escalada y reflexión, aparece entre las grandes rocas una cueva que penetra en el interior de la montaña. Una vez que has recuperado el aliento, decides entrar en ella. A medida que avanzas por el estrecho conducto, una sensación de calidez va inundando tu cuerpo, como si procediera del interior de la cueva. 

Sigue avanzando hasta el final del camino, donde éste se ensancha y forma una pequeña caverna donde puedes moverte con comodidad. Cuando llegues al centro de la misma, un círculo de llamas de varios metros de diámetro brotará en torno a tus pies. No te asustes, cierra los ojos y déjate llevar. Poco a poco, el círculo de fuego se elevará lentamente hasta la altura de tu cintura y comenzará a emitir pequeñas chispas que rebotarán por todas las paredes de la caverna. 

Cuando menos lo esperes, se producirá un estallido y las llamas inundarán la sala mientras un torrente de fuego cae sobre ti, impactándote en la cabeza y los hombros, y descendiendo por tu cuerpo hasta el suelo. Deja que el fuego te recubra por completo, siente cómo penetra en tu interior, quemando todas las impurezas, problemas y energías no deseadas. 

Una vez que todo haya ardido, la sala volverá a la normalidad. Observa cómo tu cuerpo se encuentra ahora en un estado incandescente y desprende volutas de humo mientras las últimas impurezas son eliminadas. Mantén tu posición durante unos minutos y contempla cómo el brillo ígneo de tu cuerpo se extingue poco a poco a medida que se va enfriando, hasta volver a su estado normal. 

Una vez que hayas terminado, sal de la cueva y contempla la puesta de sol entre las montañas mientras respiras profundamente. Por último, desvanece poco a poco la imagen de tu mente y libera las energías excedentes.

Nuhmen Delos ~

Meditación con el elemento Aire: La tormenta del desierto

Esta meditación está diseñada para liberarte de toda tensión y eliminar de tu cuerpo aquellas energías no deseadas a través del trabajo con el elemento Aire. Por tanto, es recomendable realizarla cuando surjan bloqueos o problemas relacionados con la claridad del pensamiento o las ideas.

Preparación: Se aconseja realizar esta meditación en un momento en el que nadie te moleste. Asegúrate de que la temperatura de la habitación está a tu gusto, pon algo de incienso si así lo deseas, apaga las luces y enciende una vela, de forma que sea lo único que ilumine la estancia.


Inspira profundamente, cierra los ojos y visualízate caminando por un amplio desierto en el que sopla una suave y agradable brisa. Observa a tu alrededor: ante ti se extienden enormes dunas de arena de color amarillo claro que se pierden en el horizonte, adornadas únicamente por algún cactus solitario que crece en la lejanía. Tienes un desierto entero a tu disposición para meditar en él, así que relájate y disfruta del paseo mientras avanzas. 

Mientras tanto, céntrate en aquello que te preocupa, en todos los problemas que rondan tu mente y visualízalos como pequeñas manchas de energía de color oscuro adheridas a tu cuerpo que te molestan cada vez más al caminar. No importa cuántas sean ni su tamaño: éstas variarán cada vez que realices este ejercicio en función de la magnitud del problema. 

Sigue caminando entre las dunas del desierto hasta que sientas que la molestia producida por las manchas de energía negativa te impide seguir avanzando. Entonces, detente. Mira al horizonte y verás cómo desde la lejanía se acerca lentamente una especie de bruma de color amarillento. 

Poco a poco irá avanzando hacia ti y, al acercarse, descubrirás que se trata de una tormenta de arena. Siente cómo el viento empieza a soplar con fuerza y agita toda tu ropa, observa cómo la arena se arremolina en torno a tus pies y el aire a tu alrededor comienza a enturbiarse ante su inminente llegada. Mantén tu posición y espera a que llegue hasta ti. 

Una vez dentro de la tormenta de arena, cierra los ojos y siente cómo el viento y la enorme cantidad de partículas que éste arrastra en suspensión chocan con fuerza y rozan cada milímetro de tu cuerpo. Visualiza cómo arrastran con ellas todas las manchas de energía no deseada que traías contigo al empezar tu paseo por el desierto. No dejes que la fuerza de la tormenta te haga retroceder ni intentes escapar de ella, simplemente deja que la fuerza limpiadora del elemento Aire haga su efecto, llevándose todo lo negativo que hubiera en tu vida. 

Una vez haya pasado la tormenta, no mires atrás: deja que ésta siga su paso por el desierto, arrastrando consigo todas aquellas energías no deseadas. Ante ti se alzan de nuevo las imponentes dunas, los cactus solitarios y un largo camino por recorrer. Sigue avanzando, disfrutando de una sensación de vitalidad y energías renovadas que ahora te permiten caminar con mucha mayor facilidad. 

Cuando desees terminar esta meditación, siéntate en la arena, cierra los ojos y poco a poco desvanece la imagen de tu mente hasta que desaparezca. Por último, libera las energías excedentes.

Nuhmen Delos ~

La influencia de los cuatro elementos en los Arcanos menores del Tarot

El Tarot es actualmente una de las artes adivinatorias más conocidas. Quizá por su larga historia y por su presencia en diversas culturas, es un elemento que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, adaptándose al panorama y al contexto social de cada época hasta el día de hoy, y sin duda lo seguirá haciendo en el futuro. Esta evolución ha permitido un refinamiento del Tarot como mancia hasta llegar al complejo sistema adivinatorio que constituye actualmente, el cual puede llevar años de estudio para ser comprendido y utilizado con habilidad. 

Esto ha dado lugar a una gran variedad de barajas de Tarot en el mercado, muchas de las cuales ilustran las situaciones detalladas para cada uno de los Arcanos menores en forma de pequeña viñeta. ¿Pero qué ocurre con las que simplemente muestran las imágenes típicas de los juegos de cartas, es decir, espadas, bastos, copas y oros? En este caso puede ser difícil interpretar correctamente las cartas al no tener un apoyo visual que proporcione un hilo argumental. En este caso, y para comprender de forma fácil las circunstancias y escenas de la vida cotidiana que abarca cada palo, puede resultar de utilidad extrapolar las energías del elemento del palo en cuestión a la vida del individuo. Si bien el Aire, el Fuego, el Agua y la Tierra se asocian al pensamiento, la acción, la reacción y la integración, puede profundizarse un poco en cada uno de ellos para comprender mejor cómo afectan los elementos a la interpretación de las cartas. 

Aire

El elemento Aire viene regido por las Espadas en el Tarot, las cuales desarrollan temas como la sabiduría, el intelecto, la mente y el pensamiento, así como aquellas actitudes que implican comunicación, autoridad, análisis, dominio y control. 

Las espadas muestran aquellas situaciones que dan lugar al liderazgo, al conocimiento y al poder. De esta forma, muestran las cualidades que el individuo debe desarrollar o los retos por los que éste debe pasar para afrontar con éxito dichas situaciones. El Aire es un elemento muy etéreo y ello implica que las situaciones sobre las que rige son, a menudo, difíciles de controlar o analizar desde un único enfoque. 

Fuego

El elemento Fuego aparece simbolizado en el Tarot a través de los bastos. Éstos aportan información sobre los procesos y situaciones que crecen y se fortalecen mediante el uso de la energía, la creatividad, las acciones directas y el poder. 

La aparición de los bastos en la tirada genera energía y pasión en el contexto analizado, dando lugar a nuevas situaciones y revelando acciones que han de ser realizadas para alcanzar las metas deseadas. Son cartas de acción, de movimiento, de esfuerzo y trabajo duro que llevan a una lucha personal para conseguir aquello que se desea. 

Agua 

El elemento Agua viene regido por las copas en el Tarot. El tema central de este palo son las emociones, los sentimientos, las relaciones entre las personas y el amor, así como los poderes psíquicos, la intuición y los dones espirituales. 

Las situaciones desarrolladas por las copas son las que generan energía en el individuo mediante la realización a nivel emocional y espiritual, ya que el Agua aporta paz y equilibrio con su lento pero constante fluir. Por supuesto, el amplio espectro de emociones humanas vendrá determinado por el contexto y las circunstancias que rodeen al individuo, pero su aparición en la tirada siempre hará alusión a temas relacionados con los sentimientos o el camino espiritual. 

Tierra 

El elemento Tierra se encuentra representado con los oros, también llamados Pentáculos, en las cartas del Tarot. Temas afines a estas cartas son los asociados tradicionalmente a este elemento, destacándose la abundancia, la prosperidad, la fertilidad y la fortuna, así como asuntos económicos y propiedades materiales, además del bienestar y la protección del individuo. 

Este palo muestra acciones y sus resultados, así como los posibles efectos derivados de éstas en la vida del individuo. Se trata de procesos lentos, seguros, estables y con un resultado bastante previsible que dan lugar a un entorno de seguridad y bienestar que permiten vivir una vida abundante.


Como siempre, la interpretación de las cartas y los significados asociados a cada una de ellas deben obtenerse por cuenta propia a partir del trabajo personal con las mismas. Las ideas que en esta entrada se exponen son para ser utilizadas a modo de referencia y ayudarte a realizar tus propias interpretaciones. En esta otra entrada puedes leer acerca de cómo extraer el significado de las cartas del Tarot. ¡Confía en tus capacidades!

Nuhmen ~